Origen y significado de Ashtanga Yoga

Origen y significado de Ashtanga Yoga

La palabra Ashtanga significa ocho ramas o pasos: yama, niyama, asana, pranayma pratyahara, dharana, dhyana y samadhi. Son los ocho pasos necesarios para que la mente se enfoque en un solo punto y vea así al Ser Universal. Así describe esta metodología de yoga Sri K Pattabhi Jois ,co-fundador y  responsable de introducirla y difundirla en Occidente en 1964. Tras estudiar 25 años con su maestro. T. Krishnamacharya, supo transmitir su conocimiento a generaciones de practicantes en todo el mundo.

El Ashtanga Yoga te invita a trabajar lo espiritual a través de lo físico. Se divide en seis grandes tipos de posturas. El primer grupo, llamado primera serie o serie Chikitsa (terapéutica) está dirigida a limpiar toxinas, grasas y otras sustancias perjudiciales acumuladas en tus órganos, tejidos y glándulas. Esta serie contiene los elementos necesarios para restablecer tu salud y purificar tu organismo. Incluye Surya Namaskar, flexiones hacia adelante y hacia atrás, torsiones, equilibro sobre brazos y posturas invertidas.

La segunda serie o serie intermedia tiene como objetivo la limpieza de los canales por los que fluye la energía (nadhi sodhana). En este grupo predominan las extensiones y la apertura de caderas para trabajar con eficacia el sistema nervioso. El resto de series avanzadas es un equilibrio entre fortaleza y gracia y se dividen en avanzada

A) Tercera serie, avanzada

B) Cuarta serie, avanzada

C) Quinta serie y avanzada

D) Sexta serie.

La naturaleza específica del Ashtanga Yoga implica repetir las posturas siempre en el mismo orden y de manera sistemática. Es un método construido con un fin específico que sólo es eficaz si se respeta la metodología con la que fue diseñado. La serie se construye y desarrolla  de forma secuencial de manera que cada postura te va preparando para la siguiente. El cuerpo va construyendo fuerza y flexibilidad de forma progresiva y es fundamental respetar el tiempo que cuerpo y mente precisen hasta integrar por completo la postura. Por eso es importante practicar bajo la supervisión de un profesor cualificado que será el que determine que estamos listos para pasar a la siguiente postura.

Diferencias entre clase estilo “Mysore” y clase guiada

El método Ashtanga Yoga recomienda practicar 6 días a la semana. Tradicionalmente la práctica se realiza en el denominado “estilo Mysore” (Mysore es la ciudad del sur de la India donde vivió y enseñó Sri K Pattabhi Jois) . En este tipo de clases el alumno se ocupa de su propia práctica bajo la supervisión del profesor, el cuál sigue muy de cerca y de forma personalizada la evolución y el proceso del alumno. Lejos de pensar que la práctica Mysore es para alumnos avanzados o con un dominio de la práctica, es precisamente aquí donde el alumno va construyendo desde el primer paso su práctica personal; comenzando por los saludos al sol y construyendo postura a postura la serie de acuerdo a las indicaciones del profesor. Por eso es imprescindible iniciarse en esta práctica en las clases Mysore.

Memorizar las posturas te permite concentrarte interiormente y no depender de la guía externa. Si no sabes qué viene luego siempre estarás pendiente del profesor en lugar de prestar atención a lo que sucede en tu interior. La práctica estilo Mysore te permite profundizar, pero también te ofrece la posibilidad de trabajar más suavemente cuando sea necesario ejecutando siempre las mismas posturas. Construyendo el escenario desde el que observar tu evolución personal.

Empezar por un compromiso de seis días a la semana al principio puede resultara desafiante. Por eso, se puede comenzar por tres días a la semana y una vez se haya consolidado ese nivel de regularidad ir añadiendo un día cada mes hasta completar los seis días.

Una vez a la semana tiene lugar la clase guiada. En este tipo de prácticas el profesor te va guiando a lo largo de la serie contando el número de respiraciones a mantener en cada postura e indicando cuándo pasar a la siguiente. Estas clases son necesarias para dotar a la práctica personal diaria del ritmo adecuado (las posturas más “duras” solemos pasarlas más rápido en nuestra práctica personal).

Ashtanga Yoga es un método que trabaja como ningún otro la interiorización, la atención, la concentración y la escucha interna. El hecho de repetir siempre la misma secuencia nos da la oportunidad de observar nuestros patrones de conducta y nuestra verdadera  imagen , variaciones, estados de ánimo e inquietudes se reflejan sobre la esterilla como un espejo. Es un método que tiene fama de exigente y duro. Nada más lejos. Es un método que respeta el momento personal de cada individuo y que tiene en cuenta la diversidad de cada cuerpo. Por este motivo sólo el profesor cualificado será capaz de darte las indicaciones necesarias para adaptar tu práctica si es necesario.

Vinyasa es el elemento crucial de Ashtanga Yoga: la unión de movimiento y respiración. Es clave mantener el ritmo adecuado de inhalación y exhalación para desarrollar los órganos de percepción, cuerpo y mente.

“Yoga es 99% práctica y 1% teoría”, esta es la idea que Sri K Pattabhi presentaba una y otra vez.  Es decir, el yoga es algo eminentemente práctico que ha de incorporarse de forma natural a nuestra vida cotidiana. Los desafíos, los retos, las satisfacciones, todo se vive en el espacio de la práctica y las herramientas que cultivamos durante nuestras sesiones nos las llevamos al día a día.

Aprende más sobre los diferentes tipos de yoga y descubre las clases de Ashtanga Yoga de GONG.

Síguenos
Ig. Fb.
X
X